Mejorar la cobertura de las antenas Wifi

Formas de optimizar la recepción de la señal de Internet emitida por la antena de un ''router'' Wifi

Las redes Wifi son una realidad cotidiana, y todos los sistemas operativos modernos están preparados para facilitar la conexión de manera inmediata y sin interrupciones. En casos más recalcitrantes (sistemas operativos antiguos, tarjetas de red extrañas), los proveedores de Internet facilitan al usuario un CD con instrucciones, 'drivers' y el asistente de instalación. El alta es bastante sencilla; si surgen problemas, deberían poder resolverse con paciencia y una llamada de teléfono. Pero, una vez conectado, el usuario puede encontrarse con que las paredes, los techos o la distancia del ''router'' emisor debilitan la señal en el ordenador, con lo que se pierde una buena parte de la eficiencia en el servicio contratado. ¿Cómo mejorar entonces la señal sin comprar una antena nueva?


Asentarse y evitar interferencias

La señal 'wireless' de un 'router' normal es de 360 grados. Se expande en todas direcciones y va reduciéndose a medida que aumenta la distancia o encuentra un obstáculo. Lo primero que hay que hacer, sea cual sea la distribución de la casa, es encontrar su centro de gravedad y colocar allí el punto de acceso Wifi. Esto es, en realidad, muy fácil: es el lugar donde se podría la radio si se quisiera escuchar desde todos los puntos de la casa.

Lo primero que hay que hacer, sea cual sea la distribución de la casa, es encontrar su centro de gravedad y colocar allí el punto de acceso Wifi

Lo segundo es evitar todo aquello que interfiera la señal antes de que llegue al receptor. El 'router' Wifi tiene enemigos de tres tipos: aquellos que retiene la señal, aquellos que la modifican y aquellos que la vampirizan. Los primeros son los obstáculos naturales de la casa: paredes, suelo, muebles densos, etc. En la mayor parte de los casos resulta imposible evitar las paredes, pero los usuarios sí deben asegurarse que ponen el 'router' contra una pared que no da a la calle (para no perder la mitad de la señal) y evitar las paredes de carga.

Los modificadores son principalmente los objetos metálicos. ¿Quién no ha metido alguna vez un trozo de papel Albal en el microondas? Las superficies y objetos metálicos reflejan la señal y la llenan de ruido muy rápidamente.

Los usuarios deben asegurarse que ponen el 'router' contra una pared que no da a la calle (para no perder la mitad de la señal)

Los vampirizadores son todos aquellos aparatos que compiten por la señal. Esto incluye todos los aparatos inalámbricos que usen la frecuencia de 2.4 Gigaherzios, como algunos teléfonos DEC. Si no se quiere que se anulen unos a otros y se caiga la conexión cada vez que se coge el teléfono, es importante buscar dispositivos inalámbricos que usen una frecuencia de 5.8 Megaherzios o 900 Megaherzios, aunque sean más caros.

El mejor lugar para un 'router wireless' es un sitio abierto (no en un escritorio de acordeón ni dentro del mueble de la televisión), lejos del suelo (cuando más arriba esté, menos muebles tiene que atravesar la señal) y, como ya se ha dicho, lejos de ventanas y muros de carga. Si se pone dentro de un mueble metálico, se anulará la señal casi por completo; si se pone encima, se reducirá sensiblemente su poder.

La antena: ¿cuándo es suficiente?

Hay antenas que permiten dirigir el 'chorro' manualmente en lugar de hacerlo en todos los sentidos

La mayoría de usuarios utiliza la antena 'wireless' que envía el ISP (proveedor de acceso a Internet) junto con el paquete de conexión. Estas antenas son lo suficientemente buenas para cubrir las necesidades normales pero, cuando la señal es débil o el usuario se ve obligado, por la infraestructura particular de su oficina o domicilio, a colocarla en un lugar poco ventajoso, quizá es momento de invertir en una antena más sofisticada.

La antena es sólo un canal, y no aumentará la señal del 'router'. Sin embargo, hay antenas que permiten dirigir el 'chorro' manualmente en lugar de hacerlo en todos los sentidos. Si nos vemos obligados a colocar la antena en una punta de la casa, o contra una pared exterior, una antena multidireccional hará que la mitad de la señal se pierda en la calle, mientras que una orientable permitirá enviar la señal ahí donde más se necesita, ahorrando recursos y aprovechando mejor la conexión.

Repetidores

Una posibilidad es comprar un repetidor, también conocido como 'amplificador' o 'expansor', que aumente el radio de cobertura

Otra posibilidad en casos difíciles, o señales muy débiles, es comprar un repetidor, también conocido como 'amplificador' o 'expansor', que aumente el radio de cobertura. Se pueden encontrar en cualquier lugar donde vendan 'routers' y no hace falta tirar cables ni hacer agujeros. Se coloca a mitad de camino entre el 'router' y el lugar donde se quiere extender la señal y ya se tiene el problema resuelto.

Aunque no es esencial, es conveniente comprar dispositivos de la misma marca: está demostrado que ahorra problemas de comunicación entre los dispositivos y dispara el rendimiento hasta dos veces.

¿Es la antena o soy yo?

Muchas veces el problema está en el usuario, o más concretamente en su ordenador. Quizá tiene una conexión rápida, un 'router' magnífico y una señal de proporciones bíblicas, pero no se da cuenta, porque su tarjeta de Red no está en condiciones de aprovecharla. Antes de empezar a comprar cosas o discutir con el proveedor, es mejor echar un vistazo a las especificaciones. Un 'router' que trabaja en el nuevo estándar (802.11g) ofrece cuatro veces más potencia que uno que funciona en el viejo (802.11b).

Un 'router' que trabaja en el nuevo estándar (802.11g) ofrece cuatro veces más potencia que uno que funciona en el viejo (802.11b)

Si el 'router' del usuario es 802.11b, es hora de cambiar de 'router'. Si funciona con el nuevo estándar pero la tarjeta de su ordenador no, no queda otra opción que cambiar de tarjeta de red para que pueda aprovechar la ventaja. La mayoría de los portátiles con tarjeta de red integrada son duales (b+g), pero cuando se trata de un ordenador de sobremesa es mejor mirar y asegurarse.

Si la tarjeta y la antena no tienen la misma especificación (802.11g), se puede cambiar en una tienda de informática o comprar un adaptador de Red USB con una antena externa. Los segundos son más caros (en torno a los 24 euros), pero también más prácticos, ya que aumentan la capacidad de absorber la señal Wifi y además uno sólo adaptador es fácilmente aplicable a cuantos ordenadores se quiera.

Recursos del sistema

Es importante asegurarse de que todos los 'drivers' están actualizados. Los 'drivers' son pequeños programas que hacen las veces de traductor simultáneo entre el sistema operativo del ordenador y otros dispositivos, en este caso, el 'router'.

Si la tarjeta y la antena no tienen la misma especificación (802.11g), se puede cambiar en una tienda de informática o comprar un adaptador de Red USB con una antena externa

Lo habitual es que el 'kit de conexión' traiga todo lo necesario para una conexión óptima, pero no está de más comprobar que se tienen las últimas versiones de todo. Para hacerlo, basta con visitar la web del fabricante del 'router' y echar un vistazo a la página de descargas. Las últimas versiones diseñadas para el sistema operativo de ordenador del usuario estarán allí. Si todo está ajustado y aún así se tienen problemas, es mejor comprobarlo todo de nuevo y asegurarse de que no se están desperdiciando recursos del sistema con otras cosas.

Cuidado con los dispositivos 'bluetooth'

Del mismo modo que otros dispositivos 'wireless' que funcionen en el mismo espectro se comen parte de la señal, se pueden tener aplicaciones funcionando que interfieran en el tráfico. Por ejemplo, dispositivos inalámbricos 'bluetooth'.

Hay que apagar todas las aplicaciones de red que no sean necesarias, como servidores de Red o impresoras compartidas

Hay que inhabilitar el Bluetooth en el teléfono, es conveniente tenerlos apagados cuando no se están usando de manera activa para evitar virus, y todos los dispositivos que lo usen (el portátil, el mando de la consola, etc) o, al menos, moverlos a una habitación donde no importe que la señal sea débil y no sea una habitación de paso para la señal.

Ya dentro del sistema, hay que apagar todas las aplicaciones de red que no sean necesarias, como servidores de Red o impresoras compartidas.

Sintonizar el canal apropiado

Al igual que las emisoras de radio, las antenas Wifi tienen varios canales para emitir la señal y hay que probarlas todas hasta encontrar la que emite mejor, donde la señal es más 'limpia' y libre de interferencias. Una vez localizada, dirigir la tarjeta de red hacia el mismo canal (o comprobar que lo hace automáticamente). Si hay varias redes en el edificio (si la tarjeta del usuario detecta redes cercanas de otros usuarios) es conveniente hablar con los vecinos y saber qué canales utilizan ellos y evitarlos.

 

 

Tecnología Al Día

El Presente y Futuro

Todo sobre tecnologia

Y CAMARAS OCULTAS

Hoy habia 1199 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=